El impacto del COVID-19 en Cuenca

Desde que comenzó la crisis del nuevo Coronavirus, todos los negocios dedicados al turismo y hostelería, se han visto obligados a cerrar sus puertas.

Es el caso de Laura, propietaria de un piso turístico en Cuenca que en el momento de decretarse el estado de alarma, alojaba a una pareja de turistas alemanes, quienen viendo la situación del país y el posible cierre de fronteras, tuvieron que adelantar su regreso.

Una casita llena con detalles y mucho amor

Lo siguiente, ya lo imaginais, cancelación tras cancelación. Y la pérdida completa de la que se prometía como la mejor temporada de Semana Santa.

-Había cerrado en Febrero para acometer unas obras de reforma en el baño, cuenta Laura. Ahora solo me queda hacer ofertas atractivas para el turismo nacional y a cruzar los dedos de que la situación vaya mejorando.

Lo cierto es que para cientos de negocios, sobre todo la restauración, este año 2020 será un año para borrar del mapa.

En un país, donde el sector turístico supone un 11% del PIB (producto interior bruto), el cierre total de fronteras, supone la ruina total.

En una ciudad como Cuenca, patrimonio de la humanidad, que no habíamos llegado a explotar toda la capacidad turística de la ciudad, ha supuesto un duro golpe.

-Imaginaba que la próxima burbuja que iba a romperse sería la de los alquileres, dice Laura. Sobre todo en ciudades como Madrid o Barcelona y sobre todo por la gran oferta existente.

Cuando Laura empezó, alquilaba una habitación en su casa, a través de la plataforma AirBNB.

-Esto me supuso un montón de buenas experiencias y anécdotas con gente de todas partes del mundo. Recuerdo con mucho cariño las estudiantes chinas, que venían a aprender español en Cuenca.

Con el tiempo, Laura acabo alquilando el piso completo y se profesionalizó.

Vivienda de uso turístico en Cuenca capital con buen aparcamiento

-Ahora es todo mucho más diseño, más perfecto, más profesional, pero siempre trato de hacerlo muy personal. Me encanta llegar a casa y ver lo que me han escrito los huéspedes en el bloc de notas. Es una sensación de agradecimiento inmensa.

Esperemos que, la situación sanitaria vaya mejorando y no vayamos marcha atrás, para que Laura y los hosteleros y propietarios de los Bares de Cuenca, puedan reabrir sus negocios para este verano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *